En Chile, uno de los taladros ya perforó la mitad del camino para alcanzar a los 33 mineros atrapados a 700 metros bajo tierra.

El rápido progreso anunciado fue recibido con aplausos y gritos de alegría por los familiares de los mineros, quienes esperaban esta noticia desde que los hombres quedaron atrapados el 5 de agosto de 2010 en la mina San José.

Tres largas brocas están perforando pozos que serán lo suficientemente amplios para rescatar a los mineros. La cápsula de rescate que sacará a los mineros, uno por uno, a la superficie ya llegó a la zona en donde se encuentran trabajando.

De acuerdo a los informes presentados, la salida de los trabajadores podría adelantarse aún más de lo previsto aunque el ritmo de progreso ha aumentado, por ahora prefieren mantener sus pronósticos de rescate para principios de noviembre de 2010.