La mujer enfrenta un año de trabajos forzados por hacer un comentario irónico en la red social Twitter.

Cheng Jianping recibió un comentario en su cuenta de Twitter y decidió añadirle algunas palabras antes de 'retuitearlo'.

Once días más tarde, la policía de la ciudad de Wuxi llegó hasta la oficina de su novio, quien originó el comentario, para detenerlo.

En el comentario, la pareja se burlaba de los chinos que destrozaron productos japoneses durante recientes protestas en China tras una disputa entre Pekín y Tokio por unas islas en el mar de la China Oriental.

El mensaje original decía: "Manifestaciones antijaponesas, machacar los productos japoneses, eso se hizo hace años. No es un nuevo truco. Si realmente quieres hacer mella, vuela inmediatamente a Shanghái para destrozar el pabellón japonés de la Expo". Cheng añadió la frase: "Juventud airada, a la carga!". Su entrada sólo fue reenviada por tres personas.

Cheng también fue arrestada y condenada a un año de trabajos forzados en el campo de la provincia de Henan, bajo el cargo de “perturbar la estabilidad social”.

"Cheng puede ser la primera ciudadana china que se convierta en preso de conciencia por un solo tweet", dijo Amnistía Internacional en un comunicado remitido por correo electrónico.

"Condenar a alguien a un año en un campo de trabajo, sin juicio, por repetir simplemente la observación claramente satírica de otra persona en Twitter demuestra el nivel de represión de la expresión online en China", dijo Sam Zarifi, director de Amnistía Internacional para Asia-Pacífico, en el comunicado.

Twitter está bloqueado en China, pero muchos disidentes usan las redes privadas virtuales para evitar los sistemas de seguridad del Gobierno y sus estrictos controles sobre internet.