Un juez en las Bahamas retiró los cargos contra dos personas acusadas de tratar de extorsionar al actor John Travolta luego de la muerte de su hijo.

El fiscal Neil Braithwaite presentó una moción para desestimar los cargos, a pedido del actor y su familia.

Braithwaite dijo que el caso provocó en la familia Travolta "un estrés increíble" y que ellos deseaban olvidarlo.

El chofer de ambulancia Tarino Lightbourne y su abogado, el político Pleasant Bridgewater, fueron acusados de amenazar a Travolta con revelar información privada sobre la muerte de su hijo Jett Travolta.

Lightbourne, que estuvo entre los médicos que trataron a Jett, presuntamente demandó $25 millones de dólares del actor con ayuda de Bridgewater, que renunció a su escaño en el senado de Bahamas luego de ser acusado.

La decisión de la fiscalía se produjo antes de comenzar el juicio por extorsión.

Travolta dijo que la demora en reanudar el caso motivó su decisión de no volver a declarar.

"La larga espera continuó cobrando un fuerte saldo emocional a mi familia, y nos hizo decidir que era hora de finalmente concluir este asunto", dijo Travolta.