Benedicto XVI aseguró que las disculpas públicas de los Legionarios de Cristo a los afectados no son suficientes y se llegará al fondo del asunto.

El funcionario del Vaticano, Velasio De Paolis, encargado del caso de los Legionarios de Cristo empezó la reforma de la congregación fundada por el difunto Marcial Maciel.

La Legión dijo en un comunicado que el cardenal Velasio De Paolis fijó nuevos límites en su organización y que también amplió el consejo general que gobierna el grupo y será De Paolis quien designará a los nuevos integrantes de la Legión de Cristo.

El Papa Benedicto XVI eligió a De Paolis para que tomara control de la Legión e implementara una reestructuración profunda, después de que una investigación del Vaticano concluyera que su fundador abusó sexualmente de seminaristas y tuvo al menos tres hijos.

En un pasaje del libro Luz del mundo, que saldrá a la venta el 23 de noviembre de 2010 en varios idiomas, el Papa señala que el fundador de la congregación mexicana, Marcial Maciel, fue un “falso profeta” que condujo una “vida disipada y extraviada”.

Benedicto lamenta que el Vaticano haya tardado tanto en darse cuenta del fraude del creador de la orden, pero dice que "en conjunto la congregación marcha bien".

Monseñor Rino Fisichella, director de la oficina de evangelización de la Iglesia, se refirió en una conferencia de prensa a las declaraciones del Papa que hubo dentro del Vaticano, donde se ocultaron los delitos de Maciel durante décadas.

Fischella dijo que el Vaticano debería buscar a quienes lo protegieron dentro del Vaticano y dentro de la Legión.

“Con la vida que llevaba Maciel, se deberían de buscar las causas desde el interior: quienes arreglaban sus citas, quienes llevaban su agenda, quienes lo trasladaban de un sitio a otro. Creo que la investigación debería dirigirse en esa dirección en vez de fuera”, aseguró Fischella.