AT&T se convertirá en la compañía más grande de telefonía celular en EE.UU. invitando al escrutinio de reguladores y reacciones encontradas por parte de los usuarios.

AT&T se convertirá en la compañía de telefonía celular más grande de Estados Unidos al adquirir T-Mobile USA de la empresa alemana Telekom AG.

Al anunciar la compra, con la cual AT&T pagará $39 mil millones de dólares entre efectivo y acciones, el número de proveedores de servicios inalámbricos en EE.UU. se reducirá a tres, lo que podría ser motivo de investigación por parte de los reguladores.

AT&T es actualmente la segunda compañía de telefonía celular, seguida por Verizon Wireless.

T-Mobile ocupa el cuarto lugar y algunos medios de prensa, como el Wall Street, informaron que Sprint Nextel, que ocupaba el tercer lugar, estaba interesado en asociarse con T-Mobile. Esta posibilidad es ahora nula.

Con la unificación de más 33 millones de usuarios T-Mobile con los 129 millones de AT&T, esta empresa pasará a ser la más grande del país.

Gigi Sohn, presidente de Public Knowledge, grupo que apoya los intereses de los consumidores, dijo en un comunicado que esta transacción se traducirá en “precios más altos, menores opciones y menos innovación”.

Por su parte AT&T dijo que, aunque su meta final es que los usuarios de T-Mobile empiecen a utilizar teléfonos inteligentes, incluyendo el iPhone, la empresa espera continuar ofreciendo precios competitivos y la posibilidad de acceder al servicio sin un contrato de dos años, características de T-Mobile actualmente.

El cierre de la negociación puede tomar hasta un año.