Un fotógrafo de “El Diario” de Ciudad Juárez, en México, murió y otro resultó herido tras ser atacados a balazos en el estacionamiento de un centro comercial.

Luis Carlos Santiago Orozco, de 21 años de edad, fue asesinado por los hombres armados que interceptaron el automóvil en el que se traslada junto a su colega Carlos Manuel Sánchez Colunga, quien sobrevivió aunque resultó herido y se encuentra en grave estado. Los dos jóvenes reporteros gráficos fueron atacados a la hora del almuerzo.

El joven fotógrafo asesinado estaba realizando prácticas en “El Diario” desde el pasado mes de mayo anterior, donde logró publicar varias de sus fotografías y “esta semana había entregado la papelería requerida para incorporarse como empleado de tiempo completo, dada la calidad de su trabajo gráfico y su deseo por quedarse a laborar en el periódico”, informó la empresa periodística en su página de Internet.

Carlos Sánchez, “tenía sólo un par de semanas realizando prácticas en la misma área de fotografía y también aspiraba a quedarse a laborar en esta empresa”, informaron sus compañeros de “El Diario”.

El ataque se produjo en el centro comercial Rio Grande Mall, en Ciudad Juárez, después de que ambos reporteros salieran de las instalaciones del matutito donde realizaban un curso de fotografía.

Se desconoce la razón del ataque, aunque el editor del diario, Pedro Torres, dijo en la televisión mexicana que está “muy indignado” por el crimen y que "no es la primera vez que esto sucede". Criticó a las autoridades federales “por hacer muy poco para proteger a los periodistas de la nación”.

CPJ pide detener asesinatos

En una reacción inmediata tras el ataque, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, pidió detener la ola de ataques contra periodistas mexicanos, tras el asesinato de un fotógrafo en Ciudad Juárez, en el mexicano estado de Chihuahua.

El tema debe ser colocado en la agenda nacional de prioridades, expresó un comunicado firmado por Carlos Lauría, coordinador del CPJ para América Latina.

La CPJ denunció en un reporte reciente que al menos 22 periodistas han sido muertos desde diciembre del 2006, cuando el presidente Felipe Calderón fortaleció el combate a los carteles del narcotráfico.

La violencia del crimen organizado repuntó con fuerza desde entonces y ha costado más de 28.000 vidas en enfrentamientos entre carteles rivales y ataques a agentes del orden, funcionarios y periodistas.