El príncipe Carlos de Inglaterra dijo que la expansión del uso de cultivos genéticamente modificados podría ser el mayor desastre ambiental de la historia.

El heredero del trono británico denunció la utilización de cultivos transgénicos durante una entrevista publicada el miércoles por el diario londinense “Daily Telegraph”.

El príncipe Carlos sostuvo que dejar que las grandes corporaciones multinacionales tomen el control de la producción mundial de alimentos podría llevar a que millones de pequeños productores agrícolas sean expulsados de sus tierras.

El sucesor de la corona británica dijo además que las grandes compañías están llevando a cabo lo que definió como “gigantescos experimentos con la naturaleza y la humanidad”.

El príncipe Carlos de Inglaterra administara su propia granja orgánica y es un activo ambientalista.

Los cultivos genéticamente modificados son plantas a las cuales se les ha introducido alteraciones en su ADN, el código genético, con la finalidad de mejorar su resistencia a las enfermedades y producir más alimento. 

Los partidarios de los transgénicos sostienen que dichos cultivos pueden ayudar a eliminar el hambre en el mundo y reducir el costo de los alimentos.

Sin embargo, los ambientalistas aseguran que los cultivos genéticamente modificados, pueden provocar daños a la tierra y ser inseguros para el consumo.