Activistas a favor de la democracia están desafiando los esfuerzos de China por control las protestas en la víspera de las Olimpíadas de Beijing.

Dos activistas británicos deportados de China por manifestarse a favor de un Tíbet Libre, a comienzos de esta semana, prometieron este jueves que habrá más manifestaciones.

Los activistas dijeron en Londres que son parte de una campaña de mayores dimensiones que continuará en su ausencia.

China ordenó, el miércoles, a los dos británicos y dos estadounidenses que salieran del país por desplegar carteles con la leyenda “Tíbet Libre” cerca del estadio olímpico de Beijing.

Por otra parte, Reporteros sin Fronteras presentó una demanda legal contra la policía francesa por prohibir una manifestación frente a la embajada china en París.

El grupo defensor de los derechos de los periodistas dijo, este jueves, que planea protestas frente a las embajadas chinas en siete continentes para llamar la atención a la lucha de los periodistas chinos encarcelados y de los activistas de derechos humanos.