El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, propuso “un nuevo comienzo”, tras semanas de masivas protestas contra el acuerdo suscrito por su gobierno, para reiniciar las importaciones de carne bovina de Estados Unidos.

Lee presentó la propuesta este miércoles, durante una reunión con un grupo de empresarios, horas después de que 80 mil manifestantes pusieran fin a una movilización que comenzó el martes en Seúl.

Los grupos participantes en las manifestaciones estimaron la asistencia en cientos de miles. No hubo informes sobre enfrentamientos con la policía.

Las manifestaciones provocaron un grave daño a la popularidad del presidente Lee, que hace apenas poco más de cuatro meses que asumió el cargo.

El primer ministro, Han Seung-soo y todo el gabinete de gobierno presentaron el martes la renuncia a sus cargos, asumiendo la responsabilidad por la crisis.

Varios asesores de alto rango también enviaron sus renuncias la semana pasada.