El creciente precio del petróleo importado llevó el déficit estadounidense en abril, a su nivel más alto en más de un año.

Un informe del gobierno, este martes, muestra que la brecha entre las exportaciones e importaciones aumentó a casi 61 mil millones de dólares, un incremento del ocho por ciento con respecto al mes anterior.

El alza sostenida de la cotización del petróleo inquieta al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien el lunes advirtió que aumenta la amenaza de inflación y a la vez se mantiene la posibilidad de una contracción económica, aunque ésta última ha declinado.

Los comentarios de Bernanke, fueron interpretados por el mercado como una señal de que las tasas de interés no seguirán bajando por ahora, e incluso podría aumentarlas hacia fin de año.