El presunto candidato presidencial demócrata, Barack Obama, sostuvo una reunión privada con su rival Hillary Clinton, la noche del jueves, cuando ambos buscan unificar al partido, tras su larga y dura batalla por la nominación.

Tras eludir exitosamente a los medios de comunicación, ambos senadores se reunieron en la casa de su colega del Senado por California, Dianne Feinstein.

Sus campaña emitieron una declaración conjunta, señalando que Obama y Clinton mantuvieron una “discusión productiva”, sobre las elecciones generales de noviembre, pero no revelaron mayores detalles.

Los partidarios de Clinton iniciaron una gestión para convencer a Obama de llevarla como compañera electoral, en el cargo de vicepresidenta.

No obstante, la campaña de la senadora por Nueva York, ha indicado que Clinton no busca esa posición, y que esa es una decisión que le corresponde tomar sólo a Obama.

La ex primera dama suspenderá oficialmente su campaña para la nominación presidencial y dará su respaldo a Obama en un evento público, a realizarse el sábado, en la capital estadounidense.