Sigue cayendo nieve en varios estados del oeste de Estados Unidos, donde una poderosa tormenta ha causado la muerte de por lo menos tres personas y ha interrumpido el servicio eléctrico a cientos de miles de hogares y negocios.

Las autoridades están buscando en las montañas al este de Los Angeles, en California, donde una excursionista fue vista por última vez cuando empezó a caer nieve, el viernes.

En las Montañas Rocosas, en Colorado, patrullas de rescate buscan a cuatro personas en vehículos para nieve, quienes también desaparecieron desde el viernes.

Se aconsejó a los residentes del sur de California que abandonen sus viviendas, debido al riesgo de inundaciones y deslaves, en áreas dañadas por incendios forestales, el año pasado.

En las montañas de Sierra Nevada, las condiciones de ventisca han hecho que las autoridades cerraran una importante autopista, la ruta interestatal 80, por 15 horas.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró emergencia en tres condados azotados por la tormenta.

Los meteorólogos pronostican que una abundante nevada continuará, en partes del oeste de Estados Unidos, hasta el martes.