La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, afirmó que los diplomáticos que están indignados de tener que servir en Irak deberían pensar acerca de sus obligaciones con Estados Unidos y con sus colegas.

Rice dijo a reporteros durante una escala en Irlanda, este viernes, que muchos funcionarios del Servicio Exterior se ofrecieron como voluntarios para misiones en Irak.

Agregó que los diplomáticos deberían asegurarse que “estas difíciles asignaciones” sean compartidas en el servicio.

El Departamento de Estado informó a los diplomáticos, la semana pasada, que 200 o 300 personas serán notificadas de que son candidatos de primera línea para llenar unas 50 vacantes en Irak.

Cientos de diplomáticos sostuvieron una emotiva reunión de una hora, con funcionarios en Washington el miércoles, respecto a las asignaciones obligatorias.

Jack Crotty, veterano del Departamento de Estado, dijo que una asignación obligada en Irak es -y citamos literalmente- “una potencial sentencia a muerte”.