Dolientes asisten en Beirut, este viernes, al funeral del legislador anti sirio, Antoine Ghanem, cuyo asesinato ha aumentado las tensiones en anticipación a la sesión parlamentaria para elegir al nuevo presidente del país.

Influyentes legisladores y líderes políticos también estuvieron presentes en el funeral de Ghanem, quien pereció a raíz de la explosión de una bomba en el suburbio cristiano del este de Beirut, el miércoles.

Antoine Ghanem era un influyente miembro de la coalición pro gubernamental que está en medio de una lucha de poder con grupos de la oposición, respaldada por Siria.

El Parlamento del Líbano tiene previsto reunirse, el martes, para escoger a un nuevo presidente que sucedería al jefe de Estado pro sirio, Emile Lahoud.

En las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad condenó, el jueves, el asesinato de Ghanem, y exigió el inmediato fin de lo que llamó los asesinatos selectivos de líderes políticos libaneses.