En Trinidad, un magistrado ordenó la extradición, a Estados Unidos, de tres hombres que están acusados de conspiración para hacer estallar líneas de abastecimiento de combustible del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

Este lunes, el juez informó que los tres sospechosos, el ciudadano de Trinidad Kareem Ibrahim, y los originarios de Guyana Abdul Kadir y Abdel Nur, quedarán detenidos, en Trinidad, hasta que sean entregados a las autoridades estadounidenses, para ser juzgados bajo cargos de conspiración.

Los fiscales estadounidenses acusan a los tres hombres de conspirar para causar muerte, heridas graves y daños generalizados en el aeropuerto Kennedy.

Un cuarto sospechoso, que trabajaba como cargador en el aeropuerto, el guyanés Russell Defreitas, se entregó a las autoridades estadounidenses, en junio pasado.

Fuentes oficiales norteamericanas describieron a los sospechosos como extremistas islámicos que planeaban un ataque que esperaban fuera más destructivo que los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.