La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, por sus siglas en inglés, informa que la creciente demanda de bio combustibles está aumentando el precio de los alimentos importados, algo que es probable afecte más a las naciones pobres.

El maíz y los aceites vegetales están siendo usados cada vez más para obtener combustible, una atractiva alternativa a los productos del petróleo, en tiempos de altos precios de los hidrocarburos y preocupación respecto a la contaminación.

El informe de la FAO, emitido hoy, jueves, dice que el monto global de los alimentos importados probablemente excederá los 400 mil millones de dólares, este año, un aumento del cinco por ciento respecto al precio sin precedentes del año anterior.

El estudio destaca que los alimentos importados por las naciones menos desarrolladas cuestan ahora un 90% más de lo que costaban hace siete años.

El reporte sostiene que, sólo este año, las naciones en vías de desarrollo enfrentan un nueve por ciento de aumento, por los alimentos importados.