Meteorólogos en la Península Arábiga informaron que el ciclón Gonu se ha debilitado convirtiéndose en una tormenta tropical a medida que cruza el Estrecho de Ormúz mientras avanza hacia el sureste de Irán.

La tormenta dejó 20 muertos en Omán e inundó Muscat, la capital.

También interrumpió las exportaciones de crudo, pero causó pocos daños a los campos petroleros de la nación.

En Irán, las autoridades informaron que por lo menos tres personas murieron a causa de la tormenta, que está ocasionando extensas inundaciones en toda la costa.

Las autoridades iraníes han evacuado a residentes de las zonas donde se anticipa que la tormenta toque tierra este jueves.

Funcionarios de la marina comercial y de puertos indicaron que la tormenta no causó mayores interrupciones en el transporte de petróleo a través del Estrecho de Ormúz.

Gonu es uno de los mayores ciclones que azotan el Golfo Pérsico en décadas y alcanzó una fuerza de un huracán de Categoría 5, el martes.