Las autoridades griegas informaron que la policía cerró el área alrededor de la embajada de Estados Unidos en Atenas y detuvo a por lo menos seis personas, después que se enteró de un posible ataque.

La policía está interrogando a los detenidos, a quienes describió como iraquíes.

El hombre que advirtió sobre un inminente ataque también es iraquí, según la policía.

Sin embargo, las autoridades dicen que ahora creen que la advertencia fue infundada.

En enero, un grupo radical griego conocido como “Lucha revolucionaria” se atribuyó responsabilidad por un ataque con un cohete antitanques contra la embajada estadounidense, en el que nadie resultó herido.

Grecia y Estados Unidos han ofrecido cada uno un millón de dólares por información que lleve al arresto y convicción de los culpables.