Medicos britanicos dicen que un ex espía ruso hospitalizado en Londres, luego de un casi fatal envenenamiento, fue transferido a una unidad de cuidados intensivos, en vista de que su condición comenzó a empeorar.

Fuentes hospitalarias dicen que el exiliado ex agente ruso, Alexander Litvinenko, un abierto critico del Kremlin, se encuentra grave pero estable.

El Kremlin y el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia han negado rotundamente su participación en el caso.

Un vocero del Kremlin calificó de “sin sentido” las acusaciones de participación del gobierno de Moscú.

Un portavoz del servicio de inteligencia dijo a la agencia France Presse que durante largo tiempo los agentes rusos no han llevado a cabo envenenamientos o cualquier otra forma de asesinatos.