Una iglesia de California tendría que pagar impuestos debido a un sermón contra la guerra en Iraq que uno de sus pastores pronunció poco antes de la elección presidencial de 2004.

El sermón fue pronunciado en la Iglesia Episcopal de Todos los Santos por su entonces pastor George Regas quien dijo que Jesucristo habría denunciado la guerra en Iraq si hubiera tenido que debatir con el presidente Bush y al senador de Massachussets John Kerry, el candidato presidencial demócrata.

El religioso no dio su apoyo a ninguno de los dos candidatos.

El Servicio Interno de Rentas notificó a la iglesia que peligra su estatus de institución exenta de pago de impuestos. Iglesia estadounidenses y otros grupos exentos del pago de impuestos tienen prohibido intervenir en campañas políticas y elecciones.

Miembros de Todos los Santos opinan que la iglesia está en la mira de las autoridades federales debido a sus posiciones liberales.

El Servicio Interno de Rentas revocó el estatus de institución exenta del pago de impuestos a una iglesia en Nueva York después que publicó avisos contra la candidatura de Bill Clinton antes de las elecciones presidenciales de 1992.