El presidente Bush dijo que Estados Unidos persigue agresivamente a los terroristas, pero no practica la tortura.

En declaraciones en Panamá, Bush dijo que Estados Unidos tiene la obligación de proteger al pueblo estadounidense pero que todos los esfuerzos para desbaratar las conspiraciones terroristas están dentro de la ley.

Indicó el Presidente: “Todo lo que hacemos dentro de esos esfuerzos... con ese fin... cualquier actividad que llevamos a cabo está dentro de la ley. Nosotros no torturamos.”

El mandatario estadounidense defendía de esa manera la interrogación de sospechosos de terrorismo por parte de las autoridades estadounidenses, tras revelaciones de la prensa norteamericana la semana pasada, según las cuales la Agencia Central de Inteligencia, o CIA como se la conoce por su sigla en inglés, tiene prisiones secretas donde traslada a los sospechosos en países de Europa Oriental.

Este lunes, el diario The Washington Post informa que el vicepresidente Dick Cheney ha tratado de impedir que el congreso, el Departamento de Defensa y el Departamento de estado impongan leyes más restrictivas al manejo de sospechosos de terrorismo.

El diario cita a funcionarios no identificados de defensa, de estado, de inteligencia y del congreso.

EL vicepresidente Cheney no ha comentado sobre la información. En octubre, el senado estadounidense aprobó una ley que prohibe el uso de tratamiento cruel, inhumano o degradante contra cualquier persona bajo custodia de Estados Unidos.

La Casa Blanca ha prometido vetar la medida si la Cámara de Representantes la aprueba, alegando que limitaría la capacidad del presidente para librar la guerra contra el terrorismo.