Un crucero de lujo estadounidense que fue atacado por piratas frente a la costa de Somalia llegó a puerto en las Seychelles después que expertos retiraron parte de una granada incrustada en la cabina de un pasajero.

El Seaborne Espirit, su tripulación y 151 pasajeros, en su mayoría estadounidenses, australianos y europeos atracó en el puerto el domingo por la noche.

El crucero viajaba hacia Mombasa, Kenia, el sábado cuando los atacantes en dos lanchas rápidas los asaltaron disparando con rifles y lanzagranadas.

El barco cambió de curso y escapó sin que los pasajeros sufrieran lesiones mayores. Un tripulante fue levemente herido.

Los piratas frente a la costa somalí han llevado a cabo cerca de 25 ataques desde marzo, en algunos casos asaltando barcos que llevan ayuda humanitaria.

Un sindicato marítimo de Gran Bretaña ha pedido que se declare la zona de guerra, el área frente a la costa de Somalia.