Paul Wolfowitz, el controversial presidente del Banco Mundial comenzó oficialmente su período de cinco años al frente de la institución que lucha contra la pobreza a nivel mundial.

Wolfowitz, quien era el número dos en el Departamento de Defensa de Estados Unidos, reemplaza a James Wolfenson, cuyo período de 10 años llegó a su fin este martes.

En su primera reunión con los periodistas desde que fue confirmado en forma unánime en marzo pasado, Wolfowitz dijo que quiere asegurarse que los países pobres tengan una voz en el proceso de decisión del banco y que tiene pensado hacer de África una alta prioridad.

África será el destino de su primer viaje al exterior como presidente del Banco Mundial.

Wolfowitz asume el cargo a pesar de amplias críticas de su papel como figura clave de la guerra en Iraq.

Manifestantes planean protestar frente a la sede del Banco Mundial en Washington este miércoles, su primer día en el cargo.