El primer ministro iraquí Ibrahim al-Jaafari dijo que la operación militar para detener los ataques de los insurgentes en Bagdad ha producido “buenos resultados”.

En una declaración ante el parlamento iraquí este martes, al-Jaafari dijo que la operación conjunta entre fuerzas de Estados Unidos e Iraq ha resultado en un extenso número de detenciones de militantes iraquíes y extranjeros.

El primer ministro no ofreció detalles, pero prometió que su gobierno mejorará la seguridad.

Los insurgentes han causado la muerte de más de 700 personas en todo el país desde que el gobierno liderado por el chiíta al-Jaafari fue instalado hace un mes.

En respuesta el gobierno iraquí dijo que 40 mil soldados y policías participan en una operación anti-insurgente que comenzó el domingo cuando las tropas iraquíes erigieron puntos de control en rutas clave de acceso y salida de Bagdad.