La policía iraquí informó que dos ataques suicidas frente a edificios gubernamentales en el sur de Bagdad dejaron un saldo de por lo menos 20 personas muertas y casi 100 heridas.

Las autoridades dieron a conocer este lunes que los ataques ocurrieron frente a una estación de policía y en una clínica en la población de Hillah, a 95 kilómetros de la capital.

Las autoridades indicaron que la mayoría de las víctimas eran policías iraquíes.

Los atentados ocurrieron mientras miles de soldados iraquíes apoyados por Estados Unidos llevaban a cabo el segundo día de una operación de seguridad en Bagdad orientada a eliminar insurgentes.

La operación se realiza luego de un mes de ataques por parte de extremistas que dejó un saldo de unas setecientas personas muertas, incluso 21 muertos el domingo en zonas de Bagdad.

En otro hecho, el Partido Islámico, la principal organización política sunita, informó que soldados estadounidenses arrestaron a su líder, Mohsen Abdul-Hamid, y a sus tres hijos en su residencia en el oeste de Bagdad. No se ha informado sobre la razón de los arrestos.