En Bolivia, manifestantes llenaron las calles de La Paz, el miércoles, por tercer día consecutivo, para exigir la nacionalización de la industria petrolera.

También se realizaron manifestaciones en la vecina ciudad de El Alto.

Mientras tanto, el jefe de las fuerzas armadas de Bolivia, almirante Luis Aranda, rechazó comentarios de otros dos oficiales militares que han exigido la renuncia del presidente Carlos Mesa.

El almirante Aranda prometió castigar a esos oficiales y negó que las fuerzas armadas estén preparando un golpe.

Las manifestaciones callejeras ocurrieron tras la promulgación de una ley sobre aumento de impuestos a las compañías petroleras extranjeras.

Los opositores a la medida quieren que se apliquen más impuestos a las compañías que los que establece la ley.