El Departamento de Defensa de Estados Unidos calificó de “no creíble” un informe según el cual un preso de la cárcel de Bahía de Guantánamo, en Cuba, acusó a guardias estadounidenses de ese lugar de profanar el Corán.

Según documentos desclasificados hechos públicos el miércoles, la acusación fue mencionada por un agente del Departamento Federal de Investigaciones, FBI, quien entrevistó al recluso en 2002.

El portavoz del Pentágono, Lawrence Di Rita, dijo que los militares estadounidenses interrogaron al detenido el 14 de mayo de este año y que él no volvió a repetir la acusación de que el libro sagrado musulmán fue desechado por un excusado.

La publicación de documentos se produce a raíz de un controversial artículo de la revista Newsweek del 9 de mayo en el que aparecen acusaciones similares.

La revista se retractó del artículo después que su fuente principal, un funcionario estadounidense que permaneció anónimo, no pudo confirmar la información.