Mexicanos residentes en Chicago, Illinois solicitaron al gobierno de México que les apoye para lograr reunir a familias separadas por deportaciones recientes.

El grupo de migrantes mexicanos dice que unas 60 personas han sido deportadas bajo las nuevas restricciones de las leyes de inmigración estadounidenses, con lo cual esposos han sido separados de sus esposas, e hijos de sus padres.

El grupo dice que la gente que trabaja está siendo injustamente castigada bajo las nuevas regulaciones de inmigración y antiterrorismo puestas en vigencia después de los ataques del 11 de septiembre.

El grupo se reunió en Chicago con representantes del gobierno del presidente Vicente Fox y del alcalde de Ciudad de México Andres Manuel López Obrador.

Los migrantes solicitaron a ambos funcionarios que envíen cartas al presidente Bush sobre el tema.