Tres periodistas rumanos secuestrados en Iraq hace casi dos meses regresaron a Bucarest, un día después de haber sido liberados.

Los profesionales del periodismo parecían estar en buen estado de salud cuando el avión militar que los transportaba aterrizó hoy en Bucarest.

Ellos fueron recibidos por amigos y familiares en el aeropuerto y fueron saludados por el presidente Traian Basescu, quien desempeñó un importante papel en la negociación con los captores. Insurgentes iraquíes secuestraron a los periodistas, junto con un intérprete iraquí estadounidense, en Bagdad el 28 de marzo.

Los extremistas amenazaron, en una grabación de video, con dar muerte a los rehenes el 27 de abril a menos que Rumania retirara sus tropas de Iraq. Ese plazo venció sin que se supiera la suerte corrida por los periodistas.

El presidente Basescu dijo que la continua violencia en Iraq había hecho cada vez más difícil mantener contacto con los secuestradores.

El incidente generó protestas en Rumania, con manifestaciones callejeras en Bucarest que exigían la retirada de las tropas rumanas de Iraq.