Arqueólogos anunciaron el hallazgo en el sur de Perú, de un fósil de un antiguo armadillo del tamaño de un automóvil pequeño.

El descubrimiento se llevó a cabo en la ciudad de Cuzco en forma accidental, mientras el constructor de una casa estaba trabajando.

El armadillo encontrado pertenece al tipo glyptodon, que vivió en las Américas hace más de dos millones de años, durante la era glacial.

El glyptodon medía 3 metros de largo y 1 metro y medio de alto, y era uno de los armadillos antiguos más grandes.

Bien protegido por una fuerte caparazón, con cuatro patas cortas y gruesas, una pequeña nariz y fuertes mandíbulas sin dientes en la parte frontal de la boca.

Hasta ahora han sido encontrados los fósiles de por lo menos cinco glyptodones en el área de Cuzco.