El secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, afirma que Uzbekistán rechazó propuestas para que se realice una investigación internacional sobre los mortales enfrentamientos de la semana pasada en la nación centro-asiática.

Annan expresó que el presidente uzbeko Islam Karimov le dijo en una conversación telefónica anoche que la situación en Andijon está bajo control y que se están tomando todas las medidas para llevar a la justicia a los responsables de los actos de violencia.

El jueves, Louise Arbour, comisionada de derechos humanos de la ONU, propuso la realización de una investigación de la violencia.

Dos grupos pro derechos humanos dicen que las fuerzas de seguridad uzbekas podrían haber asesinado a unas mil personas en los enfrentamientos de la semana pasada con manifestantes anti gubernamentales en Andijon y la ciudad de Pakhtaabad.