El Papa Benedicto 16 se reunió brevemente con la familia de la mujer con grave daño cerebral cuyo derecho a la vida fue objeto de una prolongada disputa legal y política en Estados Unidos.

El Pontífice recibió a Bob y Mary Schindler, padres de la fallecida Terri Schiavo, en su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro. La pareja y sus hijos dieron al Papa una fotografía de Schiavo.

El Vaticano condenó la decisión del sistema judicial estadounidense de desconectar la sonda de alimentación que mantenía viva a Schiavo.

Según los médicos ella había estado en un persistente estado vegetal desde que sufrió un ataque al corazón en 1990.

Las cortes se parcializaron con su esposo, quien argumentaba que ella nunca quiso que la mantuvieran con vida bajo esas condiciones.