Los residentes de Los Angeles, la segunda ciudad más habitada de Estados Unidos, eligieron a su primer alcalde hispano en más de 100 años.

El nuevo alcalde, Antonio Villaraigosa, obtuvo una decisiva mayoría de 59 por ciento, frente al 41 por ciento conseguido por su contendor, el actual alcalde James Hahn.

En 2001, Hahn había ganado las elecciones contra Villarraigosa.

Esta vez, la imagen de Hahn se vió afectada por denuncias de corrupción, durante los cuatro años de su mandato.

Villrraigosa se perfiló como alguien que podía representar a todos los grupos étnicos de la ciudad.

El último alcalde latino de Los Angeles abandonó el cargo en 1872, cuando la población de la ciudad alcanzaba a unos pocos miles.

En la actualidad, se estima que Los Angeles posee unos tres millones 600 mil habitantes.