Una audiencia que se lleva a cabo en el Senado de Estados Unidos tiene como objetivo investigar las acusaciones de que el ex líder iraquí Saddam Hussein uso el programa de petróleo por alimentos de las Naciones Unidas para retribuir favores a políticos y partidos políticos por apoyar su régimen.

El legislador británico George Galloway se presentará ante el comité en la tarde de este martes para enfrentar acusaciones de que él fue beneficiado con el otorgamiento de cuotas de petróleo por parte de Bagdad.

El disidente miembro del parlamento ha rechazado las acusaciones y dijo a los periodistas en Washington, que no llegaba en condición “de acusado, sino de acusador”.

El subcomité permanente de investigación del Senado, dijo que los líderes iraquíes canalizaban descuentos de los derechos de petróleo que valían millones de dólares, hacia políticos extranjeros, incluido Galloway, y el ultranacionalista ruso Vladimir Zhirinovsky.

El comité asegura que todos los involucrados lograron beneficios por revender el petróleo y precios más altos.

El senador Carl Levin quien ostenta el más alto rango entre la minoría Demócrata en el panel, dijo que Estados Unidos está ignorando las ventas directas del depuesto régimen de Saddam Hussein a Jordania, Siria y Turquía por más de 8 mil millones de dólares y en algunas ocasiones actualmente la facilitación de ventas ilícitas de petróleo.

Levin dijo que la compañía basada en Texas, Bayoil, estaba también en el medio del escándalo, ya que había comprado crudo iraquí proveyendo de 200 millones de barriles a las refinerías estadounidenses.