Informaciones procedentes de Uzbekistán indican que hancontinuado los disparos esporádicos en áreas a lo largo de la frontera con Kirguistán, luego de la represión militar contra manifestantes en la ciudad de Andijan.

La agencia de noticias Associated Press cita a residentes según los cuales varios soldados y civiles perecieron cuando los enfrentamientos se registraron el domingo en dos aldeas fronterizas.

Informaciones anteriores indicaban que unas 500 personas fueron asesinadas cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra una multitud de manifestantes en Andijan el viernes.

Sin embargo, el presidente Islam Karimov dijo que el saldo de muertos fue mucho menor y culpó de la violencia a los radicales islámicos que tratan de derrocar el gobierno.

Varios países, entre ellos Estados Unidos, han pedido moderación. El canciller británico, Jack Straw, calificó la represión de Andijan de un “inequívoco caso de violación de derechos humanos”.