El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, dijo que la captura por parte de su fuerzas de un presunto líder de alto nivel de al-Qaeda ha sido un duro golpe para la organización terrorista.

En una entrevista con el diario británico Financial Times, publicada este lunes, el general Musharraf afirmó que la estructura de comando se hizo trizas con el arresto este mes de Faraj al-Libbi, un libio que según se piensa es el tercero al mando de la organización al-Qaeda.

El presidente Musharraf dijo que el sospechoso era jefe de operaciones de la red terrorista y que sin él, la organización ya no es “un cuerpo coherente y homogéneo bajo un control y comando efectivos”.

Sin embargo, el mandatario pakistaní agregó que el arresto no condujo a nuevas pistas sobre el paradero del líder de al-Qaeda, Osama bin-Laden.