El Pentágono recomendó el cierre de más de 150 instalaciones militares desde Maine hasta Hawai.

El Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, dijo que la reducción ahorrará 49 mil millones de dólares en 20 años y hará más fácil desplegar rápidamente las fuerzas.

Muchos de los cierres propuestos son bases y centros de reserva de la Guardia Nacional.

Entre las 33 principales bases en lista para el cierre figuran el histórico astillero naval Portsmouth en Maine, y el Fuerte McPherson en Georgia.

El plan de realineación también plantea el retorno de unos 13 mil 500 soldados de Alemania y Corea del Sur.

Ciudades de diversas partes de Estados Unidos se han estado preparando para el anuncio del Pentágono, ya que muchas economías locales dependen de las instalaciones militares cercanas.

La Comisión del Cierre de Bases y Alineación, un órgano independiente, llevará a cabo audiencias sobre las recomendaciones y puede hacer cambios antes de presentar una lista final al presidente Bush, quien la certificará y la entregará al Congreso para su aprobación.