La confianza del consumidor estadounidense cayó inesperadamente en mayo en tanto los norteamericanos se preocupaban acerca de los altos precios de la gasolina y sus empleos.

El informe de la Universidad de Michigan dado a conocer este viernes muestra que la confianza del consumidor descendió por quinto mes consecutivo, más de dos puntos a su menor nivel desde 2003.

Economistas e inversores analizan de cerca la confianza del consumidor ya que la demanda genera aproximadamente las dos terceras partes de la actividad económica del país.

Una caída en la confianza el consumidor podría indicar una desaceleración en el futuro gasto del consumidor, y el crecimiento económico que depende de él.