Las fuerzas armadas de Estados Unidos dijeron que sus aviones de guerra bombardearon presuntos refugios insurgentes en el remoto desierto del oeste de Iraq, mientras el ataque a los rebeldes, encabezado por infantes de Marina, entra en su sexto día.

Residentes en el área, cerca de la frontera siria, dicen que están huyendo a regiones más seguras, a medida que se informa de más ataques.

Más de mil infantes de Marina están involucrados en la Operación Matador, que tiene lugar en medio de un surgimiento de ataques rebeldes en otras partes de Iraq que han causado más de 300 muertos este mes.