Un juez estadounidense de bancarrota aprobó un acuerdo que permite que United Airlines termine los planes de jubilaciones de sus empleados, con lo que tendrá lugar el mayor cese de pagos en la historia corporativa en Estados Unidos.

El fallo, emitido el martes en Chicago, le ahorrará a la compañía, afectada por escasez de efectivo, unos 645 millones de dólares anules.

United permitirá ahora a la Corporación de Garantía de Beneficios de Jubilación tomar control de algunas de las pensiones de sus empleados, una medida que significaría menos dinero para los trabajadores de United cuando se jubilen.

United ha estado en protección de bancarrota desde 2002.

La aerolínea también ha sido afectada negativamente por el aumento en los costos del combustible y la competencia de aerolíneas que venden pasajes a bajos precios.