La policía en las Filipinas informa que presuntos guerrilleros comunistas asesinaron al alcalde de la ciudad de Santa Rosa, en las afueras de Manila.

El alcalde Leon Arcillas fue atacado en la sede del Consejo Municipal cuando caminaba junto a dos policías.

Arcillas falleció posteriormente en un hospital. Uno de los guardaespaldas del alcalde también murió. El otro resultó gravemente herido.

La policía atribuye los asesinatos a miembros del Nuevo Ejército del Pueblo, el ala armada del Partido Comunista de las Filipinas.