Un nuevo informe de las Naciones Unidas indica Brasil es el segundo país del mundo, detrás de Venezuela, en el número de personas que mueren a causa de disparos de armas de fuego.

Las autoridades atribuyen la mayor parte de la violencia a las drogas ilegales y a las actividades pandilleras.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura, dice que de cada mil personas que mueren en Brasil 22 en promedio perecen a causa de armas de fuego.

El congreso brasileño está considerando realizar un refernedo nacional para preguntar a la ciudadanía si se debería prohibir la venta de armas y municiones.

Brasil ya ha tomado medidas para detener la violencia con armas de fuego, entre ellas la aprobación en septiembre pasado de una nueva ley de control de armas.

También se ha iniciado una campaña nacional, a fines de año pasado, que compensa financieramente a los ciudadanos que entreguen sus armas.