Líderes mundiales, veteranos y público en general asistieron el domingo en toda Europa a las ceremonias conmemorativas del fin de la Segunda Guerra Mundial en el continente.

En Moscú, veteranos condecorados se reunieron en la terminal de trenes Belarús para recrear el retorno de las victoriosas tropas soviéticas.

Después marcharon a su lugar tradicional de reunión, la plaza frente al teatro Bolshoi, donde el presidente Vladimir Putin pronunció un discurso.

El presidente francés Jacques Chirac conmemoró el día con la colocación de una ofrenda floral en París.

El príncipe Carlos se unió a los veteranos de guerra y el público para colocar una ofrenda floral en el monumento nacional a la guerra en Londres.

En Berlín, unos tres mil neo nazis marcharon en protesta por lo que dijeron era un “culto de la culpa” impuesto a Alemania después de la guerra.

En un discurso ante el Parlamento, el presidente alemán, Horst Koehler, honró a las víctimas del nazismo y dijo que los nazis trajeron deshonra a la nación.

Las conmemoraciones en recuerdo del fin de la guerra continúan este lunes.