El presidente ruso Vladimir Putin dijo que Moscú siempre recordará el apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, como así también los antifascistas en Alemania e Italia, en la derrota del nazismo.

En un discurso con motivo del sexagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Putin dijo ante una multitud y dignatarios internacionales reunidos este lunes en Moscú que el mundo no debe permitir nuevamente una Guerra Fría o una guerra real.

Seguidamente una banda interpretó el himno nacional ruso y se dio inicio a un desfile militar.

Miles de soldados y marineros en uniforme, bandas militares y guardias marcharon a través de la Plaza Roja ante un escenario lleno de veteranos de guerra, dignatarios y líderes mundiales, incluyendo el presidente Bush.

La parada militar finalizó con una exhibición aérea de aviones de combate rusos que emitían humo rojo, azul y blanco, los colores de la bandera rusa.

Posteriormente Bush, junto a otros líderes, incluyendo su anfitrión, Putin, colocaron una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido.

Las ceremonias de este lunes en Moscú conmemoran la firma del armisticio por parte de la Alemania nazi el 8 de mayo de 1945 en Berlín, lo que puso fin al conflicto en Europa.