El Congreso de Bolivia aprobó una ley que aumenta los impuestos a las compañías petroleras extranjeras que operan en el país.

El proyecto aprobado el jueves ahora pasará al presidente Carlos Mesa.

El mandatario, quien previamente expresó su oposición a algunas provisiones de la ley, tiene 10 días para promulgarla o vetarla.

Le ley fija un impuesto del 32 por ciento a las compañías sobre el 18% de regalías que ya están pagando.

El presidente Mesa quiere abrir el sector energético a más inversión extranjera, y ha dicho que un aumento en los impuestos alejará a los inversionistas.

Manifestantes anti gubernamentales recientemente llevaron a cabo protestas para exigir impuestos más altos a las compañías.

Los manifestantes dicen que abrir el sector energético a más firmas extranjeras llevará al saqueo de la riqueza natural de Bolivia.