La agencia AP informa que dos soldados estadounidenses acusados de contrabando de armas fueron entregados este jueves a autoridades estadounidenses, según información suministrada por el Pentágono.

No obstante, las autoridades colombianas no pudieron confirmar la declaración, y un alto funcionario colombiano trató de demorar la entrega.

Bryan Whitman, vocero del Pentágono aquí en Washington, dijo que los dos militares fueron transportados a la Embajada de Estados Unidos en Bogotá.

Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos advirtió a los estadounidenses que viajar a Colombia sigue siendo peligroso a pesar de la disminución de la violencia en torno a centros urbanos.

En una actualización de la Advertencia de Viaje, el Departamento de Estado señala que la violencia de grupos narco-terroristas y otros elementos criminales continúa afectando a todo el país.

La declaración señala que la violencia ha disminuído substancialmente en muchas ciudades y mencionan específicamente a Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cartagena.

Sin embargo, también señala que Cali y muchas partes del país siguen siendo extremadamente peligrosas debido al narcotráfico y a la lucha entre insurgentes, narcotraficantes y fuerzas del gobierno.