El Departamento de Estado instó a los estadounidenses a poner atención a su seguridad cuando viajen a Guatemala.

En una declaración, el Departamento de Estado dice que aunque la mayoría de los viajeros visita Guatemala sin problemas, en las autopistas del país continúan las actividades delictivas, y que ha aumentado el número de robos armados en las calles de la ciudad y en residencias privadas.

El anuncio destaca que los delitos contra extranjeros incluyen asesinatos, violaciones y robos a mano armada, e insta a los viajeros a permanecer vigilantes y tomar medidas para los riegos y las pérdidas.

La declaración también señala que, a menudo, los asaltantes responden violentamente si consideran que sus víctimas están presentando resistencia.

El Departamento de Estado destaca al mismo tiempo que tanto en la capital guatemalteca como en áreas rurales ha aumentado la preocupación por la presencia de pandillas.