El primer ministro británico Tony Blair y otros líderes políticos han dado un impulso final a sus campañas con miras a las elecciones generales del jueves.

Entretanto, las encuestas muestran que los electores mantendrá a Blair en el cargo.

El primer ministro instó a los votantes hoy miércoles a premiar al partido que según dijo hará el mejor trabajo en su labor de proteger la economía Británica, los servicios públicos y a las familias de los trabajadores.

El Partido Laborista de centro izquierda al que pertenece Blair busca un tercer periodo, algo sin precedentes.

Analistas políticos sostienen que los problemas económicos probablemente influencian la forma en que los electores sufraguen.

Pero el principal grupo de oposición, el Partido Conservador, centró los esfuerzos de su campaña en los sectores tributario, asilo político y servicios públicos.

Encuestas de opinión muestran que el partido Laborista podría perder votos de ciudadanos que no están satisfechos respecto a la participación de Gran Bretaña en la guerra liderada por Estados Unidos en Iraq, algo que podría beneficiar a los demócratas y liberales que se oponen al conflicto armado.