Un bombero estadounidense con daño cerebral y que se mantenía sin hablar, desde que en 1995 se accidentara durante el derrumbe de un techo, sorprendió a los médicos con su repentina mejora.

Donald Herbert, de Buffalo, Nueva York, conmocionó a los miembros del equipo de una casa de salud donde vive, cuando preguntó por su esposa Linda el sábado.

Los informes dicen que Herbert apenas habló durante una década, desde que un techo colapsara sepultándolo bajo los escombros y dejándolo sin aire por, por lo menos, seis minutos.

La familia dijo que Herbert estuvo despierto durante 14 horas el sábado, conversando con los miembros de su familia y amigos.

Herbert podía reconocer las voces de las personas y responder preguntas.

Los médicos están evuluando al ex bombero para determinar cual fue el disparador de su repentina mejora.