Japón y la Unión Europea finalizaron una cumbre anual este lunes. La nación asiática sigue preocupada debido al proyecto europeo de levantar un embargo de armas a China que lleva 16 años.

En Luxemburgo, el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, reiteró la oposición de Japón a los planes de la Unión Europea de levantar la prohibición de venta de armas a China.

El bloque aseguró nuevamente que, si procede con el levantamiento, no habrá un aumento en las exportaciones de armas que amenace la seguridad del continente asiático.

Japón y la U.E. también exhortaron a Corea del Norte a desmantelar sus programas de armas nucleares, e insistieron en su apoyo a las conversaciones multilaterales con Pyongyang.

Posteriormente en Amsterdam, Koizumi ofreció disculpas a Holanda por la manera como Japón trató a los prisioneros de guerra holandeses durante la Segunda Guerra Mundial.